Blog > 11 January, 2017 - 03:01 > 37-Despedida y cierre

Despedida y Cierre

 

El sabor a resaca de humo y cerveza en la boca, el frío de la mañana, el café solo y largo, el Lucky pegado a los labios esperando al siguiente que no tardará, los ojos inyectados en sangre, el primer “bon día”, el primer alumno, las miradas furtivas y cargadas de significados, el aprendizaje y enseñanza, las jams, los vermús, las barbacoas, las comidas en aquellos lugares tan cutres.

¿Cómo se despide uno de los recuerdos?, ¿cómo puede uno despedirse de los lugares, de los olores, de los sonidos, de los sabores, de los abrazos, de los besos, de las conversaciones?, ¿cómo puede uno decir adiós a los sueños que no se cumplieron, a las cosas que ya murieron y a las que nunca nacieron?, ¿cómo se desprende uno del mar, del calor de la lumbre, de cosas que solo existen en la cabeza porque ya no existen en ningún otro sitio? ¿cómo te despides de lo vivido en cada rincón, en cada calle, en los caminos recorridos mil veces en aquella rutina que ya no es ni será? ¿cómo dejas ir a esa gente que dejé al marcharme y que al volver ya no es la misma? ¿cómo se despide uno de un árbol, un río, un garaje, del olor a coche viejo, de las bodegas, bares, antros que ya no están?.

 

Hoy me voy a México después de un mes rodando por una infinidad de lugares, he pasado los dos últimos días en mi querido Raval, pero también he estado en mi primer hogar en Cataluña: Nou Barris.

 

He sentido un vértigo tremendo al darme cuenta de lo insignificante que es uno ante el mundo, lo frágil que es el equilibrio mental para procesar ciertos cambios, la insoportable sensación de saberse un evento pasajero insignificante y prescindible en un mundo en constante huída hacia delante.

Una persona que, siendo muy optimistas, está en la mitad de su vida.

 

Cuando salí de Barcelona era un tipo distinto al que escribe ahora, me fui de una Barcelona diferente a la de estos días. He convivido con personas que no son las mismas que dejé aquí porque: o bien han cambiado ellos o, al haber cambiado yo, las veo mutadas. He vivido un mes de una intensidad emocional increíble y estos dos últimos días han sido demasiado: intensos, bonitos, duros, extenuantes, abrumadores y, en cierto modo, clarificadores.

 

Cuando uno permanece en un sitio las cosas varían a la vez que ese lugar y es posible que no perciba tanto los cambios, pero cuando esas diferencias se producen en tiempos y espacios separados y cuando uno tiene un vínculo emocional tan fuerte con él la sensación puede ser dura.

 

Estos últimos días he rememorado una época muy dura: cuando me fui al Raval.

He visto en cada esquina y en cada olor, en los sonidos y sabores, escenas vividas hace tiempo.

Las he sentido como las sentí entonces, he pasado en dos días por muchos dolores ya olvidados pero que de alguna manera nunca se fueron, he revivido cosas alegres y bonitas, muchas . Me he visto a mi mismo como en un viaje astral viendo una vida que ya pasó en la que por un momento todo fue posible, personas preciosas que me regalaron un trocito de su vida y prometían la vida entera sin esperar a cambio nada y todo, una época durísima de cambios fugaces, culpabilidad, amistades peligrosas, amistades sinceras, relaciones intensas, soledad -mucha soledad-, sueños -muchos sueños-, opciones infinitas, indecisión, esperanza, agobio, locura, tristeza inmensa, vacío completo, pánico, vértigo,obsesión, lágrimas -un mar de lágrimas-, risas -un mundo de risas- y rabia y amor y pasión -mucha pasión- y pena y amor, amor y amor.

 

Ha sido agotador.

Me ha dado mucho que pensar y me ha recordado cuales son las cosas importantes, algo que olvido con harta facilidad.

Pero también creo que cierra una etapa, cierra una puerta que era necesario cerrar, completa un círculo que había que concluir en algún momento, mi casa y mi sitio ya es otro y hay que dejar marchar todas aquellas cosas al lugar al que pertenecen: los recuerdos.

 

Siempre que hablas con un yankee antes o después te suelta aquello de: “where is home for you” o sea, ¿dónde sientes tu casa? no “¿dónde?” está tu casa. Es una pregunta que nunca he respondido con rapidez porque la respuesta es muy difícil. Casa es un lugar que sólo existe en mi cabeza -y no sabría decir muy bien donde- es una mezcla de varios lugares físicos, algunos temporales y rodeado de diferentes personas, quizá por eso nunca he sido nacionalista. Sí sé que hay un lugar geográfico en el que se concentran muchos momentos y muchas personas importantes; es Barcelona (en menos medida están San Rafael y Madrid, sobre todo porque en mi linea temporal Barcelona es la que más tiempo abarca, y el apartado más pequeño pero que atesora muchos sabores y sinsabores de la infancia es Arévalo).

 

Cuando te vas de un lugar se produce una criba interesante, y triste, de personas. Algunas de las que creías importantes no aparecen y otras a las que quizás no les habías dado importancia son las que más te acompañan, hay gente que siempre ha estado y que seguramente siempre estará.

Eso te hace replantearte el sentido de las relaciones personales, a qué y a quién regalar tu tiempo y tu energía, pero también te hace pensar qué has hecho para alejar a algunos, tantos y tanto.

 

Me voy, nos vamos, nos fuimos, y ya nunca será como si no hubiera pasado, no hay marcha atrás, el tiempo no da la vuelta.

Habla alguien que se fue de un lugar que ya no existe, de un entorno que murió, de un mundo diferente al que añora, teme y recuerda, pero que se fue a un lugar por descubrir, a un mundo por hacer y un camino por recorrer, incierto e inseguro como nunca o como siempre, pero siempre soñador, optimista y esperanzado y sobre todo bien acompañado. Todo es bueno o malo según se mire. Siempre pensaré, recordaré y querré -mucho- a las personas que me acompañaron en ese camino, siempre pensaré y querré a las personas que me acompañan en éste otro, gracias a todos de una u otra manera os quiero (a algunos tanto que a veces duele), os pienso, os recuerdo y me gustaría pensar que vosotros también a mi.

 

¡Nos vemos a la vuelta!.

 

Narcorrea.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

www.victorcorrea.info | Contact | Design and development by www.polnetwork.com | Photo by www.manelchico.com