Blog > 22 December, 2016 - 22:49 > 36-Gira Strong-Bone

Cádiz, 4:00 AM el insomnio ataca con todo en la noche en la que más necesito dormir, hace algunos años que tomé la decisión de “usar” mi insomnio para algo más útil que amargarme la existencia así que me levanto y hago algo, leo, escribo, compongo, reviso, escucho un disco,corro, etc.

 

Hoy decido escribir, escribir sobre una de las experiencia vitales y musicales más increíbles que he tenido hasta ahora:

 

Nunca antes había hecho tantos conciertos seguidos de un proyecto mío, han sido 9, queda uno de despedida en Cambrils pero para eso tenemos 4 días de merecido y necesario descanso.

 

A nivel personal ha sido un reto psicológico, físico, de pareja, familiar, etc. Para el final feliz de este viaje se han conjugado astros, familia, suerte -buena y mala- clima, etc.

 

Trataré de explicar lo que esto ha supuesto para mi tanto para lo bueno como para lo malo ya que hay de todo aunque, por suerte, lo positivo supera con creces lo negativo.

 

En primer lugar me he sorprendido de la tranquilidad con la que he afrontado todo el asunto, he tocado tranquilo, cada día he sentido que tocaba mejor, cada día me he arriesgado más en los espacios que tenía para ello, cada día he sentido más confianza en mi mismo incluso cuando el cansancio era incompatible con la música, incluso ahí ,y a veces gracias a eso, la música se ha abierto camino de una forma que no pensaba que pudiese hacerlo conmigo como protagonista.

 

Me ha sorprendido muchísimo como he disfrutado tocando las melodías, como me emocionaba al tocarlas, como sentía a un nivel físico cada nota.

 

He sentido, creo que por primera vez, el cariño de la gente, es decir, lo he sentido sinceramente, hasta ahora nunca había sentido que las palabras de la gente fueran de verdad, tampoco creo que hasta ahora yo supiera lo que es tocar de verdad (exceptuando algunos momentos concretos de conciertos concretos) honestamente, sin pensar nada más que en la música.

 

Ayer con la gente maravillosa de “El Musicario” en Cádiz me emocioné varias veces mientras tocaba, el último tema, el bis, no pude presentarlo...

 

Los conciertos, por orden, han ido a mejor, el primero en Jamboree fue una buena toma de contacto pero no se acerca para nada al concierto de ayer o al de Almería. En Jamboree yo no sabía cómo iba a poder tocar dos veces un repertorio tan exigente físicamente, además era el primer concierto con este cuarteto. Excepto Anna, nadie de ellos había tocado la música en directo, pero incluso Anna y yo no habíamos podido llevar ésta música ni la mitad de lejos cuando la estrenamos en México.

 

Mi prioridad en Jamboree fue sonar bien, no ponerme nervioso y llegar al segundo pase fresco, todo eso lo conseguí pero tocar con tanto control y el orden del repertorio, que ahora vemos que estaba equivocado, no me dejaron disfrutar de la música(no tanto como lo he hecho después), también nos faltaban un par de ensayos, no nos vamos a engañar. Pero, aún así, me emocioné mucho más que la mayoría de veces que toco. Dedicarle el concierto a Oroitz, tener a tantos amigos y a la familia de Anna allí ayudó bastante y el tema que hice para mi hermano también ayudó.

 

Los conciertos de Madrid me dieron aún más confianza, El Despertar es una plaza difícil, el bueno de Juan, hombretón cantabro irreductible en Lavapies, hace lo que puede pero casi nunca hay demasiada gente. Ver a Santi y a Bob en lugar de amedrentarme y cohibirme, cosas que muy bien podrían haber pasado como tantas veces, no hicieron si no darme buenas vibraciones.

 

El concierto de El Espinar fue un baño de multitudes, aunque siempre echo de menos a los mismos, a los músicos del pueblo, todos aquellos miembros de la banda, de las charangas, la gente de la cultura de allí -con notables excepciones de amigos que siempre vienen y gente que me sorprendí de ver- pero aún así fue maravilloso. En tiempos pasados tocar allí me producía un estress paranoide y absurdo y esta vez lo disfruté, disfruté las palabras y abrazos y besos de después del concierto y me vacié, una sensación que se ha mantenido toda la gira, la sensación de vacío después de los conciertos, vacío físico y espiritual.

 

El Martes en Clamores empezamos realmente a hacer música de calidad, a entendernos a un nivel elevado, incluso con la poca gente que había ,todos conocidos y amigos que hacía muchos años que no veía, empecé a arriesgar y probar cosas en los pocos espacios que tengo para hacerlo pero disfrutándolo y por lo que vi haciendo disfrutar.

 

El Jueves empezamos la gira de asociaciones y aquí es cuando empieza lo realmente bello de éste viaje:

 

Soria: unos locos que se organizan para montar conciertos, una ciudad preciosa, un salón maravilloso con una acústica increíble y allí sonamos mejor que ningún día hasta el momento, reímos, la gente se emocionó, cenamos una de las mejores cenas que recuerdo, dormimos poco (algunos casi nada), nos trataron de una manera que no recordaba haber sido tratado, nos acompañaron todo el rato en un viaje que duró todas las horas que estuvimos en Soria, mi insomnio me llevó a levantarme a las 5:30 y salir a correr por una ciudad preciosa y pensar en lo que estaba pasando. Fue una buena velada y una buena mañana.

 

Almería: otros locos capitaneados por Pablo, el tipo más incombustible que he visto nunca, tienen una sala que suena de maravilla, hay alerta por lluvias en el Levante y como por aquí parece que no están acostumbrados al líquido elemento pues se asustan y no salen. Hacemos una de nuestras mejores versiones del repertorio según Anna y los demás, por mi parte tengo la sensación de haberme aburrido ya de tocar tantos días seguidos la misma música, pero a la gente le encanta y mis compañeros insisten en que ha estado bien. Me fío. A la mañana siguiente salgo a caminar y pensar por Almería, mi querida Rocio nos indica donde comer el mejor arroz con marisco de la historia, hacemos hermandad y seguimos para Alicante.

 

Alicante: la alerta por lluvias amenaza la expedición, al igual que en Almería los alicantinos creen que cae magma candente o ácido sulfúrico y temerosos se quedan en casa, no es país para días lluviosos parece. Hemos logrado crear un standard de calidad en el repertorio que incluso en días así hace que sonemos muy bien. Dormimos y viajamos por más de 8 horas hacia Cádiz y vamos a tocar directamente.

 

Cádiz, mi primera vez en ésta ciudad, nada más llegar acabamos en un bar de ex legionarios franquistas que nos asusta bastante ,justo al lado de tamaña barbarie hay un espacio precioso donde esperar a que la belleza se muestre.

Para mí ayer fue el mejor concierto; en mi persona el más íntimo, sincero y honesto, en el que más dí. Anna no sabe si éste o el de Almería. Nos quedaremos un par de días por aquí viendo Cádiz y si puede ser durmiendo por que acabamos la gira en Cambrils y hay que llevar la furgoneta hasta allí de alguna manera.

 

Han sido miles, si, miles de kilómetros, pero los volvería a hacer mil veces.

 

Gracias a mi hermano Mariano y a Titi (su mujer), sin su furgoneta este viaje hubiera sido una odisea. Gracias a Anna que ha estado acompañándome todo el rato como sólo ella sabe, gracias a Abdel, Chels, y Víctor, no es fácil convivir conmigo, (con ellos tampoco)...gracias a esos locos que se organizan para que la ineficacia, por no decir inexistencia, y la falta de afán cultural en los ayuntamientos se note menos. Larga vida a estas asociaciones que permiten que podamos hacer cosas. Locales y clubs tomen nota y traten bien a los músicos¡¡

Gracias al público que ha venido a todos estos conciertos, a los que han comprado el disco (¡muchos!), a los que se han acercado con palabras preciosas, a los que se han quedado sin palabras.

Gracias a mi familia y a la de Anna por haberse volcado, por habernos cedido sus casas, comida, pertenencias, y sus vidas por unos días.

 

P.D Ayer no puede presentar el bis “Mariano” porque cuando iba a hacerlo casi rompo a llorar, así que empecé a tocar sin más, al finalizar, ya recogiendo, se me acerca un señor y me dice: “que bonito, me ha encantado, ¿cómo se llama éste último temas?” Le explico que se llama Mariano, que lo compuse cuando mi hermano estaba en el hospital y porqué y cómo lo hice y el tipo me mira como diciendo, ah, por eso sonaba así. De las mejores miradas que me has tirado encima nunca.

 

 

Hay que repetirlo. Nos vemos en Cambrils el día 23. Felices fiestas.

 

 

www.victorcorrea.info | Contact | Design and development by www.polnetwork.com | Photo by www.manelchico.com