Blog > 13 January, 2012 - 12:40 > Enseñanado a adultos

Es mi tercer año como profesor de trombón jazz en el Conservatorio Superior del Liceu y es hora de hacer algunas reflexiones.

En primer lugar diría que lo más importante a la hora de empezar el trabajo con un alumno es hacer una evaluación de su estado general.

Trato de encontrar los problemas que tiene, o los que cree que tiene ya que muchas veces son más los  problemas  adquiridos "mentalmente" que los reales.

En mi experiencia como alumno me dí cuenta de que mucho de mis profesores no tenian herramientas para soluccionar malos hábitos debido seguamente a que ellos no habian pasado por la experiencia de tenerlos y soluccionarlos.

Yo, por desgracia para mi y por suerte para mis alumnos, he tenido todos los malos habitos que se han inventado y he salido, con mucho esfuerzo y dedicación, de muchos de ellos, es por eso que tengo -al menos eso creo- herramientas para solucionar muchos de los problemas que me plantean los alumnos. También en el plano más psicológico de la práctica de un instrumento he tenido que hacer muchos esfuerzos, he leído mucho, pensado mucho y llegado a bastantes conclusiones que trato de explicar a mis alumnos.

 

El problema más grande al que me enfrento es: que los alumnos que acceden  a un grado superior de jazz ,en casi todos los casos, tienen muchos problemas técnicos debido principalmente a la falta de seriedad por parte de los profesores de escuelas de musica "moderna" y , también hay que decirlo, al relax con el que algunos alumnos se toman su aprendizaje.No ocurre tanto con los alumnos que acceden al superior en la rama de la interpretación clásica, aunque también hay casos -y no pocos-.

Por eso siempre he sido de la opinión de que los mejores profesionales deberian impartir en los primerios estadios de la educación de tal manera que los alumnos cuando llegan a la especialiazación de un superior no tienen esas lagunas.

Para el alumno creo que lo principal es coniar en su "maestro" sin confianza -diría incluso ciega- no podrá extraer las enseñanazas que éste le brinda y ofrece.

Para el profesor es importante ser merecedor de esa confianza y hacer lo posible por conseguirla, en caso de que esté convencido de que puede ayudar al alumno.

Es un trabajo entre adultos que ha de ser de ida y vuelta, yo hablo mucho en mis clases, no sé si con buén criterio, pero trato de convencer y explicar el sentido y las virtudes de cada uno de los ejercicios, los alumnos comentan, entienden - o no- preguntan , se quejan y los dos aprendemos.

Creo que esta es la clave, no creo en la clase magistral y creo que , al igual que comentaba sobre los niños en otra entrada de este blog, la mayoría de los problemas técnicos que resuelvo los resuelvo en clase y el alumno trata depués de recordarlo en casa -es por eso que les recomiendo grabr todas las clases-.

 

Seguiré en cuento pueda

www.victorcorrea.info | Contact | Design and development by www.polnetwork.com | Photo by www.manelchico.com