Blog > 11 October, 2017 - 15:50 > De lo que acontece en la península en estos días

Escribir ayuda a ordenar, a compartimentar ideas que van flotando y que a uno, que es influenciable y manipulable como el que más, a veces le hacen dudar de sí mismo y de sus conviciones.

 

Dicho sea que no creo en el inmovilismo, del que tanta gente hace gala, de pensar siempre lo mismo (rudolí).

De hecho en los últimos años cuando alguien me dice eso de “yo siempre he pensado así” o “es mi opinión y no pienso cambiarla” en lugar de pensar: qué perseverancia, qué principios; ahora pienso qué desperdicio, con lo bonito que es que alguien te explique algo que no sabías, o que te haga pensar cosas que no habías pensado.

 

Lo cual me lleva a la Curiosidad (sí, con mayúsculas):

Quizá por que yo la sufro y la disfruto a partes iguales tiendo a pensar que es una de las cualidades más bonitas e interesantes de la vida que llamamos inteligente.

Ser curioso, preguntarse el qué, cómo, porqué, dónde, cuándo y quién de las cosas es una de las tareas más apasionantes a las que podemos entregar nuestro tiempo.

Yo lo hago con la música, a mi no me mueve la pasión, o no de la manera que veo en otros, me mueve el querer saber cómo funciona, el descubrir lo que se siente cuando después de tantas sesiones de estudio, al final, asimilas un concepto, un sonido, un acorde, lo que sea.

 

Me pasa lo mismo con todo en la vida, me gustaría vivir tanto como todas las personas que han vivido para descubrir algo que antes no estaba y vivir lo suficiente para poder explicárselo a otra gente.

Me aterra, aunque no me sorpende, el grado de borreguismo de la sociedad en el lugar que me vio nacer y crecer. Creo que es provocado precisamente por la falta de curiosidad de la gente.

 

Todos heredamos de nuestra familia y de nuestro entorno lo mejor y lo peor, con los años -y con suerte y no poco esfuerzo- uno puede crearse su propio ideario y su propio pensamiento a base de otras influencias,pero veo que ésto es sólo en el mejor de los casos.

 

No es que me guste especialmente hablar de mí, pero es lo más cerca que tengo y que mejor (?) conozco:

He cambiado mi manera de ver el mundo en muchas formas y por muchas razones, pasé de la influencia de mi familia a ir descubriendo diferentes mundos que me han ido abriendo la mente-aunque mucho menos de lo necesario seguramente- convirtiéndola en la que me maneja hoy. Echando la vista atrás hasta el presente lo único que he hecho para que eso sucediera ha sido viajar, leer, discutir y conocer gente nueva a la que admirar (he admirado y admiro-a veces secretamente- a mucha gente a la que considero más inteligente que yo-pocos para qué mentir-).

He discutido mucho en mi vida y siempre he tratado de llevar razón -¿quién está tan sano cómo para no hacerlo?- pero aún así, de cada buena discusión -que no abundan- siempre me he llevado algo del argumento contrario, cosas que quizá nunca he reconocido pero que me han hecho ser más receptivo a la idea del otro. Eso creo que ha sido una de las cuñas que poco a poco ha abierto la parte más dura del cerebro.

En estos últimos días he tratado de no discutir, he tratado de no meterme con nadie y por supuesto no lo he conseguido.

Me horroriza ver que somos absolutamente inflexibles e impermeables a cualquier otra visión que no sea la nuestra. Que ante lo que uno ve evidente el otro no vea absolutamente nada o directamente lo contrario. Me estomaga la rabia y el odio que supuran en las opiniones.

 

No entiendo, y quisiera, cómo puedes desear lo peor a alguien al que no conoces y que no es figura pública de ningún tipo. Por ejemplo: yo deseo con fervor que los banqueros, magnates, curas y políticos desaparezcan de la faz de la tierra, ¿de entre ellos hay alguno bueno, capaz y cabal?, pues eso no, ese que se quede y ayude pero el resto podrían desaparecer y no creo que me importara mucho el cómo. ¿Es esto una burrada? Probablemente, pero creo que el mundo sería mejor sin esa gente y creo poder argumentarlo con las convicciones que he ido construyendo durante años (que en el hipotético caso de que a alguien le interese pues se las cuento). O sea, tengo un motivo, meditado y apoyado en datos y vivencias que me hacen odiar a ese colectivo de gente (colectivo que hago yo, ellos no creo que se consideren un colectivo). Ahora bien: ¿cómo llega uno a desearle el mal a los catalanes, o a los vascos, o a los judíos, o a los negros, o a los españoles, o a los bajitos, o a los homosexuales o las mujeres. ¿Cuál es el proceso mental por el que uno desarrolla un proceso que desemboca en el odio?. ¿Es argumentado? ¿Se basa en algo consistente?¿es inducido?.

 

Yo siempre siento cierta animadversión por todo aquello que me huele a superioridad, a derecho de pernada, a posesión y a pertenencia, es por eso que no soporto el nacionalismo y nunca he comulgado con su versión de las historias -entiéndase que la historia la cuentan siempre los que ganan y cada cual la interpreta como mejor le conviene, no existe un historia, el mismo relato histórico sirve para justificar la interpretación de dos bandos enfrentados sólo hay que darse una vuelta por ahí para darse cuenta-.

El nacionalismo implica sentirse diferente pero de manera colectiva lo cual ya implica cierto surrealismo, también significa sentirse igual a otros individuos que son por definición diferentes, no sé, parece un entorno un tanto hostil para el pensamiento libre y crítico. Como todo en la vida hay matices, existen nacionalismos apoyados en diferentes culturas y existen nacionalismos políticos, nacionalismos raciales, económicos, etc.

Como no puede ser de otra manera esos nacionalismos se mezclan formando cosas tan variopintas como el nacionalismo catalán de éstos días o el nacionalismo español que estamos viendo también últimamente.

Leyendo por ahí me encuentro esta cita: "el nacionalismo no es el despertar de las naciones hacia su conciencia propia: inventa naciones donde no las hay"(Ernest Gellner), de las cosas que nunca podré entender es cómo la gente se siente unida a otra gente que no conoce a cientos de kilómetros de distancia si no somos capaces de hablar por la escalera con el vecino del tercero de igual manera que no entiendo cómo se puede odiar a gente que no conoces de nada, es cuando menos curioso.

 

De cualquier forma creo que estamos confundiendo algunas cosas, lo que pasa en Cataluña ahora mismo es un movimiento independentista donde se mezclan nacionalistas y no nacionalistas que creen que la independencia es el mejor escenario para su futuro, yo coincido con éste análisis por varias razones:

 

  1. Cualquier cosa que implique salir de la espiral de retroceso en derechos y libertades del gobierno Español de los últimos 10 años es bueno.

  2. Cataluña tiene en su parlamento, pero sobre todo en la calle, una visión más moderna, más democrática y más socialmente responsable que el gobierno de España -no es difícil tampoco-

  3. En caso de una independencia creo que el poder caería más hacia la izquierda (no el PSC) y esa izquierda parece más capaz y preparada (quizá por ser el territorio más pequeño y manejable) que la jaula de grillos de la izquierda española.

  4. España se vería beneficiada, los gobiernos corruptos de alternancia perderían dos cosas, su principal fuente de distracción ante sus desmanes y su principal acicate para sus votantes más recalcitrantes al no tener ya al enemigo de siempre para agitar al electorado.

 

Y también creo que se confunde otra cosa, el nacionalismo español no creo que sea un nacionalismo al uso, creo que es más bien chovinismo o un patriotismo mal entendido y que viene heredado de la época franquista en la que se bombardeaba a la gente con la idea de España unida, yo me pregunto, ¿cuándo ha estado unida España?, ¿qué es la famosa unidad de España, en qué consiste esa unidad, es racial, es cultural, es económica, social, idiomática, religiosa, productiva, política, familiar, gastronómica, lúdica, tradicional, folclórica?. He viajado por toda España, mucho, y no he visto que sea una nación para nada uniforme, lo cual es una de las bellezas más grandes que tiene si no la más grande. Me gustaría que alguien me explicase cuál es esa unidad, en que se basa. La constitución reza “indisoluble unidad de la Nación española” y punto.

 

Pues bueno, eso es lo que tengo que decir hoy. Estoy pensando en pedir la nacioanliadad portuguesa, creo que allí ahora les va bien, es un país precioso, barato, se come increíble, la gente es amable y simpática y yo siempre que he ido (y he ido bastante) lo he pasado bien, y además tiene músicos increíbles y el fado.....

www.victorcorrea.info | Contact | Design and development by www.polnetwork.com | Photo by www.manelchico.com