Blog > 22 April, 2017 - 21:30 > 38-Cosas de México

Mi alumno Jorge, un tipo que vino al DF dese Xalapa dónde le conocí siguiéndome como si yo fuera el gurú del jazz, es el único alumno que tengo que me hace algo de caso y, por suerte para él, se nota.

Pues este tipo ,que obviamente no tiene dinero, vino a trabajar en un mambo café (una especie de salas de fiestas como esas que ya no quedan en Barna) y para abaratar su estancia en éste mundo se fue a vivir a una colonia un tanto fea y peligrosa. En su periplo por la megalópolis le han asaltado varias veces y le han dejado sin celular en numerosas y consecutivas ocasiones, yo le dí un par que ya no usaba que creo que tampoco ha logrado conservar.

El otro día me llama y me cuenta que le han asaltado otra vez y que le han robado su trombón y que ya se hartó y que se volvía a su Xalapa natal. Yo, en mi natural amabilidad y bondad me ofrecí a dejarle el mío y le aconsejé que no se fuera, que en Xalapa no hay nada interesante y que aquí estaba trabajando y ganando bien.

Total que se queda, convenimos en hacer una clase y que así ya le dejaba mi trombón (que al final se lo estoy vendiendo en cómodos plazos mensuales ya que la gente de su orquesta también quiere que se quede y le harán un préstamo para comprarlo).

Pues bien, nos vemos en casa y me cuenta cómo fue la cosa.

Parece ser que entraron en su casa y se llevaron todo lo que pudieron incluyendo su trombón y algunas otras cosas. Cuando se percata de la situación decide hablar con los que menudean droga por su barrio con los que parece que se lleva bien, éstos le llevan ante su jefe y aquel le dice que no se preocupe que van a encontrar a quien lo hizo.

Van en busca de unos vagabundos cerca de la casa de Jorge que él cree que pueden ser los responsables, agarran a uno y le sacan la información pertinente a mamporros, el tipo da un nombre, buscan al dueño del nombre y lo encuentran, le informan amablemente que ya le habían avisado que allí, en el territorio del Don no se robaba sin su consentimiento y para que no lo olvide le meten un tiro en el pie....

No recuerdo muy bien qué pero en esto Jorge me cuenta que se había juntado un chingo de gente y que él ya estaba acojonado.

 

Ese mismo día Jorge saca todas las cosas de su casa y se va, con buen criterio, a un territorio más amable.

 

Esperemos que su odisea por la megalopolis vaya mejor allí.

 

Historias de México......

 

 

Narcorrea desde el frente oriental

www.victorcorrea.info | Contact | Design and development by www.polnetwork.com | Photo by www.manelchico.com