Blog > 20 September, 2016 - 05:44 > 33-Gira Palenque

Sábado, 7 días después del primer ensayo y solo unas horas después del concierto de anoche en el auditorio nacional frente a 10.000 ,si ,10.000 personas.

Una semana en la que hemos hecho más de 7000km, hemos pasado interminables horas de pruebas de sonido, traslados, aviones, camionetas,etc. Cansancio acumulado que llega hasta lo más profundo de la psique dejándola en barbecho durante gran parte del día, hermanamiento con los demás componentes de la banda- gente simpatiquísima y graciosísima con la que compartes horas y horas-, algunas confidencias (pocas), pero sobre todo la historia del hueso (bolo) en México vista desde algunos músicos que llevan muchísimos años haciendo giras por todo el mundo.

Es la primera gira que hago en mi vida, nunca me interesó y nunca me llamaron para ninguna pero ahora decidí hacerla por varias razones: la primera obviamente era el dinero, está bien pagado y no hay demasiados conciertos así que queda rato para hacer lo que en realidad quieres hacer. La segunda era conocer más y mejor México, con escaso éxito si nos centramos en el turisteo pero con grandes hallazgos en lo antropológico.

La artista en cuestión es Edith Marquez una cantante que sale, según me cuentan, del grupo Timbiriche, algo así como el Parchís español. La tipa canta bien y le pone ganas, el repertorio es un tanto surrealista pero obviamente no es a mí a quien tiene que gustarle.

 

Esta pasada semana ha sido intensa, no son los primeros conciertos pero han sido los primeros en los que en realidad nos hemos conocido y en los que hemos tocado cosas que nos gustan más, creo, y se ha notado. El show es interminable, empezamos nosotros con ella en onda pop-latino, sigue el mariachi con los que tocamos un homenaje larguísimo a Juan Gabriel y termina una banda sinaloense, fauna interesante donde las haya.

 

Edith se mete dos horas y cacho de concierto sin pestañear, ya sólo por eso merece un respeto.

 

Según me cuentan es la artista que más palenques hace y es aquí donde he de tratar de explicar, si puedo, que coño es un palenque.

 

Palenque, arena, coliseo, etc. Tiene varios nombres pero en México es palenque y es mucho más que un lugar donde se “juegan” gallos: En México es un lugar importante dentro de las ferias de las ciudades y pueblos y conjuga las peleas de gallos con rifas y espectáculos musicales. La cosa va más o menos así:

 

Por la tarde comienzan las peleas de gallos, pero ¿cómo son?, pues como suena, una aberración que aunque ya he visitado varios palenques sólo he querido ver una pelea entera.

 

La cosa comienza pesando a los gallos, han de ser del mismo tipo y peso y han de vestir la misma navaja, sí, se les ata una navaja en el lugar donde tienen sus espolón natural, las navajas son de diferentes tamaños y afiladas como cuchillas de afeitar. Hecho esto se “presenta” varias veces a los gallos dentro del redondel de arena donde será la lucha, acercándoles de frente imagino que para incrementar su agresividad, a una señal las personas que portan los gallos los colocan, todavía sujentándolos, en los extremos del cuadrado dibujado con cal dentro del círculo de arena prensada, desde ahí se les soltará dos veces ya que la tercera se hará desde un cuadrado más pequeño que hay dentro del grande, esto es así, intuyo, debido a que las heridas de los dos primeros envites dejan en condiciones lamentables a ambos gallos y la única forma de que continúe la carnicería es acercarlos para que aunque no puedan ya caminar puedan seguir la lucha. La pela termina cuando uno de los dos gallos muere. Habiendo visto, por puro interés antropológico y con repugnancia máxima, sólo una pelea no soy capaz de decir si son todas parecidas pero supongamos que sí: en la primera suelta los gallos ya se asestan golpes muy graves uno de ellos queda impedido de una de sus patas y el otro apena puede moverse, en la segunda suelta (no recuerdo si éstas sueltas eran medidas por tiempo) los dos sangran abundantemente y en la tercera arrastrándose el menos maltrecho remata a su contrario.

En muchas de las peleas mueren ambos, esto me lo cuentan, en muchos palenques hemos de pasar de nuestro camerino (por definirlo de alguna manera) al escenario por el almacén de pollos muertos, y la cantidad de éstos es deprimente. Algunos galleros llevan consigo una persona que “repara” o cura a los gallos que aunque heridos podrán volver a luchar con los cuidados pertinentes, huelga decir que las cirugías se llevan acabo insitu y sin anestesia, de hecho, buscando información adicional para éste escrito me encuentro con manuales de cirugía para músculos, ojos, fracturas, cómo tratar infecciones, etc.

También me encuentro con criaderos de pollos, consejos de crianza, consejos de entreno, selección y cría. Incluso un estudio bastante extenso sobre la influencia en la economía mexicana del palenque (a favor de continuar con las peleas).

 

Decir para mis amigos en Cataluña que palenque procede del vocablo “palenc” , que parece ser que los mejores gallos son los asiáticos y que fue allí donde comenzaron a usarse. Los genocidas cristianos españoles los introdujeron durante el expolio (parce ser que Hernan Cortés era gran aficionado) y a día de hoy es legal jugar a gallos en gran parte de América Latina y hasta hace no demasiado también en los padres de la democracia moderna y símbolo y garante de la paz y moral mundial EEUU.

 

Durante las peleas se hacen apuestas, todo está regulado y estipulado por unas leyes que determinan cómo ha de hacerse todo, hay permisos que sacar, los corredores han de tener permiso, las peleas se graban para posible reclamaciones,etc. Según parece se mueven cantidades astronómicas de dinero.

 

¿Cómo es la gente que acude a un evento de este tipo? Aquí me gustaría hacer una reflexión sobre los animalistas, anti-taurinos etc. He oído muchas veces que la gente que acude a una corrida de toros va a ver sufrir a un animal, que disfruta con ello, que son sádicos sedientos de sangre, gente con escasa educación, y todo tipo de lindezas. Sé, porque he estado ahí, que no es verdad, la gente que asiste a un evento cruel de este tipo es gente como cualquiera, exactamente igual que cualquiera sólo que ha recibido una educación diferente y desde pequeños se han visto inmersos en un mundo en el que se han normalizado ciertas cosas. Recordemos que no hace demasiado, y según parece muchas de las actuales fortunas nacieron de ahí, la esclavitud era legal y habitual, que los derechos de la mujer eran nulos o que podías ir a la cárcel incluso ser ajusticiado por ser homosexual.

¿ por qué digo esto? Porque lo primero que pensé al ver dos gallos cercenándose a destajo es que la gente debía ser desalmada y luego recordé las cosas que he oído sobre la gente a la que le gustan los toros y me di cuenta de algo, lo fácil que es juzgar sin tratar de entender.

 

Si bien es cierto que la fauna que asiste a un palenque recuerda mucho a las verbenas que he hecho por los pueblos de la Ejpanya profunda en mi juventud he de reconocer que yo mismo he sido de esa fauna y no me considero un retrasado emocional y moral como algunas personas se empeñan en retratar al contrario.

Todas estas cosas no justifican la barbarie que es, que seguramente acabará en no demasiado tiempo así como van acabando otras aberraciones que como humanidad hemos creado.

 

Sigamos, después de las peleas hay una serie de rifas parecidas al bingo y por fin, después de un montaje contrarreloj (las pruebas de sonido se hacen por la mañana) comienza el concierto, los músicos sentados para que las primeras filas sigan podiendo ver el show, -y por lo que me cuentan por seguridad, a estas horas el nivel de alcohol (si, se puede fumar y beber dentro del palenque) es considerable y la gente quiere ver al artista no a ti, así que es posible que la gente te lance alguna cosa si estorbas su visión cuando ellos han pagado la entrada más cara- se toca sobre una moqueta para no tener que ver la sangre de las peleas (aunque el hedor del palenque es fuerte fuerte) y el artista actúa sobre una plataforma un poco elevada e iluminada.

 

Aclarado esto seguimos: nos vamos a Cholula donde tocaremos después del “grito”, acto que consiste en soltar unos vítores en conmemoración de la independencia de México sobre el reino de España, acto seguido se lanzan unos fuegos artificiales y se toca y rematamos la semana del surrealismo en CDMX, en el auditorio nacional. Cuando llegamos y nos dan nuestras acreditaciones (gafetes) entramos y oímos un órgano....son las 10 de la mañana, apenas hemos dormido y yo no entiendo nada. Parece ser que se le paga a un buen señor para que cada día toque el órgano y éste no se eche a perder. 12 horas después acabará esta mini gira y volveremos a la rutina diaria.

 

Y poco más, seguiremos informando.

 

Adios.Besos y abrazos

 

 

Narcorrea

 

 

 

 

 

 

www.victorcorrea.info | Contact | Design and development by www.polnetwork.com | Photo by www.manelchico.com